El Diario – Patricia Guerrero, una bailaora como una ‘catedral’